https://cdn.proboxtv.com/uploads/Chris_Bilam_Smith_1a885cfbff.webp

Billam-Smith no se inmuta ante la vida de campeón

La vida de campeón no lo ha cambiado demasiado a Chris Billam-Smith.


Después de la noche de su vida, cuando destronó a su antiguo compañero de entrenamiento Lawrence Okolie ante 15,000 rabiosos seguidores de Billam-Smith en el Vitality Stadium de Bournemouth, Billam-Smith había cumplido su sueño de hacerse con el título de la WBO del peso crucero.


Pero el hombre apodado "El caballero" -y con razón- no es ostentoso, jactancioso o alguien que presuma de sus logros.


Para anunciar su defensa ante el duro polaco Mateusz Masternak, este domingo 10 de diciembre en Bournemouth, se presentó en la rueda de prensa con su mismo equipo de siempre. Sin séquito. Con el cinturón en un estuche y vestido con un traje elegante, todo iba como siempre.


"No soy una prima donna", dijo Billam-Smith, antes de bromear. "Llevo mis propias cosas. No puedo culpar a otro si las pierdo".


Luego, sobre la platería que añadió a los títulos británicos, de la Mancomunidad y europeos, Billam-Smith prosiguió: "Alguien me dijo: 'Llévala sin más a todas partes'. No, sin más se queda debajo de la cama en casa'. La mayoría de las veces se me olvida cuando tengo que llevarla a algún sitio".


Tras mudarse recientemente, Billam-Smith recibió la ayuda de un vecino albañil para hacer unas reformas. Así que el campeón invitó al vecino a cenar y, para asegurarse de que no parecía un cabezón, Billam-Smith se quitó el cinturón y lo metió debajo de la cama.


"Pensé: 'Es que pareces un capullo, ¿no? Los teníamos todos subidos, mi Mancomunidad, mi Europeo y mi mundo, y pensé: 'Tienes que quitarlos'".


Luego, riendo, Billam-Smith añadió: "Me siento un poco mal, creo que quería verlo".


Pero las cosas no han cambiado mucho. Billam-Smith es popular en Bournemouth desde hace tiempo, y eso que no es la ciudad más grande. A menudo le reconocen, y a veces le piden que hable de boxeo.


¿Le molesta?


"Depende de quién sea y de dónde se dé la situación", afirma. "Hay gente que sin más pasa por delante y dice: '¿Has visto el combate de Fury?' 'No, no lo he visto'. Y te dicen: 'Seguro que...'.


"Y profundizan en el boxeo y no me importa, la verdad. La mitad de las peleas no están ocurriendo, las grandes peleas de las que todo el mundo quiere hablar no están ocurriendo". Fury-Usyk ha tardado siglos y todo eso, y ése es el tipo de cosas que no me importan. Pero cuando ganas un título mundial, la gente quiere hablarte de boxeo. Hay más gente que me ve por Bournemouth y haciendo la compra del fin de semana [que antes]. A veces no es tan sencillo, pero no es una locura, como si me estuvieran acosando, porque estoy allí con mi hijo Frank y tengo un carrito y me estoy asegurando de que está bien, no recogiendo todo lo que hay en el carrito y tirándolo al suelo y tienes a alguien intentando hablar contigo sobre el último combate en el que estuvieron... Es agradable. Estoy muy agradecido por todo el apoyo, pero a veces es sin más, 'Ahora no es el momento, estoy tratando de hacer la compra y cuidar a un niño de un año y medio', así que es un trabajo duro. Pero aparte de eso, nada ha cambiado. Sigo teniendo que cambiar pañales. La vida no ha cambiado. Creo que sería diferente si ganara y me retirara, pero tengo otra pelea en el horizonte, así que mi mentalidad es la misma en el sentido de que necesito defenderme".


Desde el punto de vista logístico, Billam-Smith cuenta con un nuevo equipo comercial para ayudarle a construir su marca, pero incluso eso, dice, es "todo estrés añadido".


No hay muchos boxeadores con los pies en la tierra que elijan una vida tranquila en lugar de la algarabía con la que se codea el boxeo de alto nivel, pero él sabe que está dejando huella en Bournemouth y que ésta podría dejarse sentir en los años venideros.


"Empiezo a darme cuenta un poco más", admite Billam-Smith. "He leído que hay un poco de retraso cuando logras algo, tardas un par de años. Ahora la gente te ve como otra cosa, pero eres la misma persona y lo entiendes. Quizás no me doy cuenta de lo grande que fue, quizás no es tan grande, no lo sé, pero no lo veo como que las cosas hayan cambiado. Una mañana llevaba a mi hijo a la guardería y un niño con su madre gritó: "Chris". Y yo probablemente tenía un aspecto miserable. Había estado despierto con el pequeño toda la noche y le saludé con la mano, y su madre me mandó un mensaje por Instagram diciéndome que le había alegrado el día y que se acercaba su cumpleaños, pero cuando se trata de lo que puede suponer más adelante [para el boxeo en la ciudad], no soy consciente de ello. Soy consciente del impacto, pero no estoy seguro de su magnitud".


Pero no es que haya tenido demasiado tratamiento de alfombra roja. En primer lugar, tuvo que dejar que cicatrizara un corte de la pelea con Okolie en mayo. Después, cuando regresó a Londres para entrenarse con Shane McGuigan, se alojó en un piso de alquiler a corto plazo en Walthamstow. Decir que el lugar era decepcionante es quedarse corto. Era mucho más ruidoso de lo que se anunciaba, estaba habitado por fumadores y la alarma de incendios estaba tapada con un calcetín de niño.


Dos o tres días después, Billam-Smith, reembolsado en el banco, encontró un lugar más adecuado.


Y allí está con el nuevo compañero de cuadra de McGuigan y viejo amigo Lee Cutler.


Cutler es un amigo de Bournemouth que pelea por el título inglés en la cartelera del domingo y que está completando su primer campamento bajo la tutela de Josh Pritchard, el número 2 de McGuigan en el gimnasio.


Hubo un tiempo en el que Billam-Smith era el chico nuevo en el campamento de McGuigan, cuando gente como George Groves, David Haye y Luke Campbell entrenaban con Shane. Ahora es el turno de Cutler.


"Antes era yo el que estaba muy agradecido de estar en esa posición en el gimnasio", dijo Billam-Smith. "Y lo sigo estando, pero ahora con Lee sé por lo que está pasando porque se siente el enano de la camada porque es el más nuevo. Sé lo que es eso, así que creo que es bueno para mí procesar sus vacíos y pasar por ello con él y descomprimirlo con él."


Pero cuando Billam-Smith empezó a hablar de devolver el boxeo a lo grande a Bournemouth, tenía la esperanza de que otros también pudieran aprovechar su éxito, poniendo a otros boxeadores locales en sus cuentas y dándoles oportunidades.


"Lee más que nadie, porque he estado con él y he pasado por el molino con Lee, a través de los aficionados y nos hemos empujado tanto el uno al otro", dijo Billam-Smith. "Es un joven prometedor que lo está haciendo muy bien. Yo gané los novicios cuando él estaba empezando, y unos años más tarde él ganó los novicios, así que siempre fue parecido. Es sin más un poquito más joven que yo. Obviamente, sufrió una derrota al principio de su carrera, se ha rehecho y ahora aspira a un título inglés, así que hay similitudes. Me alegro por él. No para de mejorar".


Cutler, con un récord de 13-1, se enfrentará a Kingsley Egbunike en el programa del Centro Internacional de Bournemouth.

Valid email address required

Show Password required

Don't have an account? Subscribe